A menudo me preguntan si es mejor invertir en inmuebles en solitario o contar con uno o varios socios para poder adquirir propiedades de mayor tamaño. La fórmula perfecta para encontrar al socio ideal  no existe. Sin embargo, con un conjunto claro de objetivos y una comunicación abierta y honesta, junto con un acuerdo por escrito, las asociaciones inmobiliarias pueden prosperar y ayudarle a alcanzar sus objetivos financieros. ¿Qué necesita para una colaboración satisfactoria?

Lo más importante: objetivos, valores y creencias comunes.

oportunidades inversiones inmobiliariasEn el transcurso de estos  últimos años como asesor de inversiones inmobiliarias he tenido la oportunidad de observar un buen número de colaboraciones más o menos satisfactorias para la compra de un inmueble como inversión inmobiliaria. La sensación principal es que las personas que se asocian favorablemente para adquirir inversiones inmobiliarias compartieron desde el inicio unos valores y creencias comunes. Este es un tema difícil de explicar y que admite muchos matices, pero creo que necesario para que a medio y largo plazo funcione todo sin más problemas de los inevitables.

Por ejemplo:

  • ¿Qué pasa si cuentas con un socio con el que no tiene afinidad?
  • -que toma decisiones rápidas y descuidadas;
  • – que se niega a seguir los criterios acordados para llegar a un acuerdo;
  • – que de repente quiere vender un inmueble (lo que no era el plan inicial) para conseguir una ganancia rápida.

Esta situación será incómoda para usted y probablemente un fracaso a largo plazo. Conozca sus valores, objetivos y el nivel de compromiso que está dispuesto a asumir. Y siempre que acuerden cualquier punto pónganlo por escrito. Las palabras se las lleva el tiempo y las personas podemos cambiar de opinión u olvidarnos de muchas cosas con el tiempo, pero si existe un acuerdo y un compromiso firmado será más fácil conocer el objetivo y funcionamiento de una inversión inmobiliaria concreta.

¿Realmente necesito asociarme con alguien para realizar inversiones inmobiliarias?

inversiones inmobiliariasAntes de buscar un socio o socios debe tener claro por qué los necesita y si esto le conviene. Para muchos nuevos inversores, un socio significa un mayor conocimiento o una forma razonable de acortar la curva de aprendizaje. Para los inversores con escasez de capital, la asociación es una excelente manera de cerrar una operación que de otro modo no sería posible. Además, la asociación con otras personas permite consolidar recursos y crear sinergias al sumar conocimiento y experiencias.

Conozca sus fortalezas y debilidades.

Además de definir su objetivo, también debe conocer sus fortalezas y debilidades. Cada persona cuenta con unas áreas en las que puede aportar sus conocimientos y experiencia mucho y otras en las que no tendrá mucha idea. Mi propio ejemplo, los temas de fiscalidad inmobiliaria, legislación o financiación son mis fuertes, mientras que otras como reformas  o construcción (aunque lleve un buen número a mis espaldas) son más flojas en comparación con profesionales de este área. En pocas palabras, sepa qué se le da mejor y luego busque socios que le complementen en lo demás.

Y una vez encontrada la persona o personas perfectas, ¿Cómo empezamos? El mejor consejo es que tengan todo acordado y por escrito. Identifique claramente de qué se encargará cada persona. Vaya un paso más allá en cada variable e incluya métricas de rendimiento. Estas pueden incluir la cantidad de fondos que deben proporcionar los socios o los plazos para para acciones específicas.

Si la sociedad incluye la gestión de reformas de viviendas, el acuerdo debe especificar quién está autorizado para realizar acuerdos o encargar trabajos determinados y qué cuestiones se deben acordar. Por ejemplo, no es lo mismo determinar el color de una cocina que la aprobación de un presupuesto general de miles de euros. Cada aspecto deberá ser tratado en relación a su importancia.

Por otra parte, si usted o su socio van a realizar la mayor parte del trabajo, asegúrese de que esté claramente identificado o si se les pagará por realizar ese trabajo. Por ejemplo, si uno de los socios gestiona las entradas y salidas de un apartamento turístico, las horas y el trabajo deben ser compensados. O uno de las personas gestiona la contabilidad y aspectos fiscales. O si va a pintar un local durante el fin de semana, incluya cómo se pagarán los materiales y sus horas de trabajo. Será imprescindible también identificar como se dividirán las ganancias. Si cada uno aporta el mismo trabajo y el mismo capital estaría bastante claro, pero esta división perfecta rara vez se da en el mundo real. Si define claramente el término ganancias y especifica qué gastos y deducciones se harán de esas ganancias antes de nada será todo mucho más claro.

¿Cuál es la mejor manera de contar con socios para invertir en inmuebles?

Hay una gran variedad de acuerdos de colaboración con el fin de invertir en inmuebles, que van desde la compra de una propiedad en partes iguales, un contrato específico para una operación determinada  o  la formación de una empresa para invertir en una o varias oportunidades de inversión inmobiliaria. En cualquier caso, si tiene dudas sobre su redacción o la mejor forma de asociarse puede contar con la ayuda de una asesoría o un abogado. El dinero gastado en esta consulta para buscar la mejor solución ante su situación particular valdrá la pena si consigue ahorrar conflictos y dinero al intentar resolver los posibles problemas futuros de los socios.

Muchas colaboraciones o sociedades grandes y rentables han tenido éxito a lo largo de los años, pero muchas más han fracasado. Aunque las razones son variables, la mayoría de los problemas se pueden evitar o al menos aclarar y minimizar implementando los elementos mencionados anteriormente.

¿Y usted, cuenta con socios de inversión inmobiliaria? ¿Prefiere invertir solo/a o en compañía? Cuéntenos sus opiniones en los comentarios.

¿Interesante? ¡Compártelo!